Tendencias de la Supply Chain para 2016

Ahora que 2015 llega a su fin, hay que pensar en el próximo año. ¿Qué innovaciones traerá 2016 al sector logístico? Global Commerce Iniciative (GCI) y Capgemi han elaborado el informe 2016 Future Supply Chain para analizar las tendencias del futuro y que  pueden empezar a ponerse en práctica en este año que está a punto de empezar.

Los diseños de Supply Chain actuales están enfocados a la mejora de la disponibilidad del producto en el punto de venta, la reducción de costes y el retorno de la inversión (ROI). Sin embargo, en el futuro se podrían incluir nuevos parámetros, como la reducción de las emisiones de dióxido de carbono, del consumo de energía y de la congestión del tráfico, así como la mejora de la trazabilidad.

Según el informe, hay cuatro elementos clave que deben tenerse en cuenta para saber cómo será el futuro de la Supply Chain:

1.- Áreas de intervención: Éstas se centran en los retos existentes y en aquellos que aparecerán en el futuro. Hay siete áreas clave:
-          Logística en tienda: visibilidad de los productos en las tiendas, disponibilidad en el punto de venta, interacción con el consumidor…
-          Logística física colaborativa: transporte, almacenes e infraestructura compartidos.
-          Logística inversa: devoluciones y reciclaje de productos y empaquetado.
-          Gestión de las fluctuaciones de la demanda.
-          Identificación y etiquetado.
-          Mejora de la eficiencia: formas de energía alternativas, vehículos eficientes y aerodinámicos, edificios verdes…
-          Plan de negocio.

 2.- Buenas prácticas: Incorporar ejemplos de prácticas que hayan demostrado ser eficientes para afrontar las áreas de intervención. Estas prácticas demuestran que las mejoras y los beneficios son reales y alcanzables.

3.- Nuevos modelos: Estudiar nuevos modelos de Supply Chain y ver cómo pueden ser adaptados e implementados en negocios particulares.

4.- Nuevas maneras de calcular el impacto de la Supply Chain: Estos nuevos modelos usan nuevos parámetros para determinar el impacto de las prácticas líderes y las áreas de intervención.

Actuar en estos cuatro aspectos aportará beneficios a la cadena de suministros, pero no es la única línea de acción posible para el 2016. La colaboración es una tendencia que conviene no ignorar, ya que puede mejorar enormemente la eficiencia de la Supply Chain. Esto implica encontrar nuevas maneras de trabajar, como el compartimiento de información, los almacenes colaborativos, así como la distribución urbana y no urbana colaborativa.

Los beneficios de este rediseño de la Supply Chain son notables. El coste del transporte por pallet puede reducirse un 30% y el de la manipulación por pallet un 20%. Además, los plazos se reducirían en un 40%, las emisiones de dióxido de carbono por pallet disminuirían un 25% y también se mejoraría la disponibilidad en el punto de venta.

¿Por dónde empezar? Estos son los primeros pasos que pueden ponerse en práctica:
-          Efectuar las compras al por mayor junto con un grupo de asociados.
-          Revisar el plan de negocio involucrando a los asociados clave.
-          Crear un plan beta y ponerlo a prueba.
-          Evaluar la implementación y compartir lo aprendido.

 Estas son algunas tendencias que podría seguir la Supply Chain en el futuro y que pueden ponerse en práctica en 2016. Enfocadas a la mejora de la eficiencia, las áreas de intervención, las buenas prácticas, los nuevos modelos y las nuevas formas de calcular el impacto, junto con las estrategias colaborativas son las principales líneas de acción a tener en cuenta, ya que los beneficios que pueden aportar son considerables.