Platooning challenge 2016: seis pelotones de camiones confluyen en Roterdam

El pasado 6 de abril confluyeron en Roterdam seis pelotones de camiones (los también llamados trenes de carretera), que van unidos mediante tecnologías IT (wi-fi, GPS, radares, cámaras, etc.).

En este proyecto participaron seis de la principales marcas de camiones (Scania, Volvo, Daimler, MAN, Iveco y DAF) y cinco países europeos (Suecia, Dinamarca, Alemania, Bélgica y Países Bajos). Todos estos países han estado en estrecho contacto durante todo el ensayo, que ha sido un éxito, para intercambiar los diferentes puntos de vista y poder preparar y adaptar las normativas de tráfico de los diferentes estados a estos pelotones.

Con este proyecto y las diferentes investigaciones y pruebas que se están realizando con respecto a los pelotones de camiones, se busca acelerar la introducción de sistemas autónomos de conducción en Europa.

Con estos pelotones se obtienen diferentes ventajas. Una de ellas, consumir menos combustible, lo que permite ahorrar en el propio combustible y reducir hasta en un 10% las emisiones de CO2 (hay que tener en cuenta que se busca una estrategia integral en este sentido, como el diseño del trailer, el uso de combustibles alternativos, etc.). En cuanto a seguridad, hay que destacar el dato que indica que el 90% de los accidentes de camiones, son debidos a errores humanos. Con este tipo de conducción, se prevé mejorar la seguridad de los propios camiones y de los demás usuarios de la carretera. Además, estos pelotones son más eficientes, en lo que hace referencia a usar las vías de tráfico más eficazmente: permite que se aceleren las entregas y reducen los atascos. Por último, resaltar los propios beneficios que generarían los pelotones de camiones, ya que optimizarían el proceso logístico y el mercado de trabajo.

En definitiva,  los pelotones de camiones es un sistema que se prevé que genere los beneficios mencionados anteriormente y por el cual apuestan las principales marcas del sector y diferentes países europeos. Aunque se prevé que no sean una realidad consolidada hasta dentro de 4 o 5 años, los “trenes de carretera” tienen un futuro muy prometedor.