Retos Para Logística Tradicional

En el Fujitsu Forum, celebrado el pasado mes de noviembre en Munich, el CIO de DHL Supply Chain, Markus Voss, explicó el impacto que tendrán las nuevas tecnologías en el futuro de la logística. Los principales retos vendrán de la mano de cinco grandes áreas: el Internet de las cosas, la Realidad Aumentada, la impresión en 3D, la robótica y los drones.

 En 2014, DHL puso a prueba en Holanda la tecnología de Realidad Aumentada para optimizar la gestión de mercancías en el almacén y reducir los errores de manera significativa. Se equipó a los operarios con gafas de realidad aumentada capaces de indicar dónde se debe colocar y recoger cada producto.

 En el ámbito de la robótica, empresas como Rethink Robotics han desarrollado brazos robóticos capaces de realizar inventarios y recogida de productos de las estanterías de los almacenes. En este sentido, DHL ha realizado una prueba con carretillas automatizadas en sus almacenes de Unna (Alemania), las cuales son capaces de cargar los paquetes más pesados y llevarlo automáticamente hasta el lugar de recogida.

 Una de las tecnologías que está despertando un mayor interés por parte de las grandes empresas logísticas son los drones. El uso de estos dispositivos permite la carga y descarga automatizada de paquetes en zonas remotas. En este sentido, UPS ya ha logrado implementar un servicio nacional de entregas urgentes en Ruanda, mediante el uso de los drones. El gobierno ruandés utiliza dicha tecnología para gestionar las entregas de sangre en su red de centro de transfusión, llegando a realizar hasta 150 entregas urgentes al día.

El uso de sensores de locación de paquetes se está extendiendo en el mundo logístico, tanto en los almacenes como en los cambiones. De este modo, la localización de los productos se realiza con una mayor rapidez y el propio cliente puede tener un control sobre el envío de su pedido a través del móvil.

 Según el último informe “La impresión 3D y el futuro de las cadenas de suministro” realizado por DHL, se prevé que el mercado de la impresión 3D crezca hasta los 490.000 millones de euros en 2025. Una de las principales ventajas de la impresión 3D es la facilidad para obtener rápidamente piezas de recambio. DHL afirma que esta tecnología será complementaria a la producción en masa y logrará disminuir los costes de almacenaje y los tiempos de entrega mediante redes de impresión 3D repartidas por todo el mundo.

 En este sentido, la startup Fast Radius dispone de una planta de impresión 3D capaz de fabricar piezas de recambio en cuestión de horas. UPS adquirió recientemente la startup, aprovechando su cercanía al hub aéreo global que gestiona la compañía logística. Mediante esta nueva estrategia de producción, UPS es capaz de fabricar los pedidos realizados hasta la 1 de la madrugada y enviarlos a la mañana siguiente a cualquier lugar de los EE.UU.