Los nueve retos del sector logístico

La consultora Everis ha elaborado el “Estudio de caracterización del sector del transporte y la logística” donde establece los nuevos retos que deberá afrontar el sector logístico. El estudio recoge los nueve retos principales del sector logístico, a partir de los estudios de demanda y de las encuestas realizadas a diversas empresas.

El primer reto que debe afrontar el sector es la adecuación de los tiempos y condiciones de entrega a las necesidades del cliente. Según los estudios realizados, un 17% de las entregas son deficientes y muestran una baja flexibilidad en los horarios . Ante esta situación se propone reprogramar los horarios y los lugares de entrega, mediante la implementación de almacenes intermedios y el uso de drones de reparto.

El segundo reto se centra en la logística y el transporte sostenible, fomentando el transporte de ferrocarril y el uso de combustibles limpios que sean respetuosos con el medio ambiente.

El tercer reto consiste en la adaptación y evolución de las empresas hacia la e-logística, de manera que potencien el e-commerce y la distribución omnicanal, mejorando el transporte de última milla.

El cuarto reto se centra en la armonización normativa, debido a la fragmentación de mercados existentes en los diferentes países europeos. El estudio realizado propone la construcción de vías ferroviarias con ancho UIC y la unificación de la normativa del sector logístico.

El quinto reto propone mejorar la intermodalidad, basada en la reducción de costes mediante una correcta planificación y la coordinación del transporte intermodal.

El sexto reto se focaliza en la necesidad de monitorizar las carreteras para poder reducir los costes externos del transporte y establecer horarios de reparto más eficientes.

El séptimo reto presentado destaca la importancia de la seguridad en la cadena de suministro y se centra en la implementación de sistemas de geoposición, sistemas antihurto y la utilización de etiquetas codificadas y hologramas.

El octavo reto defiende una mejora en la formación del personal cualificado en el sector logístico, debido al déficit de formación existente en los profesionales actuales, para poder dar respuesta a la mayor exigencia de los clientes.

Por último, el noveno reto destaca la importancia de coordinar todos los elementos implicados en la cadena de suministro, con el objetivo de evolucionar hacia el operador logístico integral, capaz de mejorar la calidad del servicio en clave de urgencia.