La última milla y los retos del comercio online

Las compras online han aumentado vertiginosamente en los últimos años y no cabe duda que seguirán batiendo récords. Es por esto que este sector en auge presenta varios retos que los operadores logísticos deben afrontar. Los principales retos se concentran en la última milla, donde se lleva a cabo la entrega física, ya que se ha convertido en el momento de la verdad del e-commerce.

¿A qué se debe el auge imparable de las compras por internet? Principalmente, al cambio en el estilo de vida, así como a los avances tecnológicos y a la gran oferta, flexibilidad y comodidad que ofrece la compra online. Las necesidades de los consumidores evolucionan constantemente, y en internet encuentran lo que buscan. Es por esto que los operadores logísticos deben estar a la altura, desarrollando soluciones que hagan la vida más fácil.

Aquí es donde entra en juego la logística de la última milla, es donde hay que actuar mediante la innovación constante. Una tendencia al alza son las redes de puntos de conveniencia, donde el comprador pueda ir a recoger su pedido. Esto permite solucionar los problemas que presenta el sistema de envío a domicilio: entre el 20% y el 30% de las entregas resultan fallidas, normalmente por la ausencia del comprador.

Con los puntos de recogida esto puede evitarse, a la vez que se acortan los plazos de entrega, se reducen los costes y se amplía el horario de recogida: ya no sería necesario para el cliente estar en casa esperando el pedido, sino que podría ir a recogerlo en el momento que le vaya bien. También resulta beneficioso para el medio ambiente, ya que al evitar desplazamientos se reducen emisiones de dióxido de carbono. Además, este sistema facilita enormemente la gestión de devoluciones.

En España este sistema es aún muy incipiente: de los 250.000 envíos de e-commerce que se llevan a cabo cada día, solo unos 15.000 se hacen a puntos de recogida de conveniencia. Sin embargo, esto ya es una realidad en otros países europeos. Suecia sería el máximo exponente, donde el 90% de las entregas se realizan mediante este sistema. En Alemania y Francia representa entre el 22% y el 50% de las entregas.

Sin embargo, a pesar de las cifras actuales, en España se estima un crecimiento progresivo que en los próximos años podría alcanzar una importancia comparable a la de otros países. Las grandes tiendas online están apostando por esta alternativa; Amazon, por ejemplo, está invirtiendo en la construcción de almacenes próximos a los consumidores. En esta línea, Correos lanzó a mediados del año pasado los servicios de Homepaq y Citipaq, que permiten a los consumidores recoger paquetes en la comunidad de vecinos o en lugares públicos habilitados.

De esta manera, en los próximos años veremos cómo al crecimiento constante del comercio electrónico le sigue las innovaciones logísticas enfocadas a la última milla. Los puntos de recogida de conveniencia serán seguramente la principal línea de actuación, pero podrían surgir otras para conseguir mayor rapidez y eficiencia. 

 

Fuentes: El Confidencial y Cinco Días