La triple A: Agilidad, Adaptabilidad y Alineación

En el mercado en el que nos encontramos, las empresas han intentado en la medida de lo posible mejorar su cadena de suministro incrementando la velocidad y reduciendo los costes. De todas formas, se ha comprobado que estas soluciones no son suficientes y que es importante tener en cuenta otros aspectos para potenciar una ventaja competitiva.

Hace un tiempo atrás, cuando la economía estaba en crecimiento, la gestión de la cadena de suministro prestaba más atención a la velocidad de la misma sin importar los costes que conllevaba el proceso. Esto era así, ya que el principal objetivo era satisfacer la gran demanda que existía por parte de los clientes.

Pero cuando empezó la recesión de la economía, sucedió justamente lo contrario, es decir, el objetivo principal era reducir los costes por encima de cualquier otra cosa.

Las empresas se guiaban en función del crecimiento de la economía y muchas de ellas no lograban crear ninguna ventaja competitiva. Pero otras grandes empresas que no se vieron afectadas, consiguieron mantener su ventaja competitiva.

Estas grandes empresas consiguieron mantener su ventaja competitiva porque potenciaron otros aspectos aparte de aumentar la velocidad y reducir los costes.

El Dr. Lee recopiló toda esta información de las empresas y creó la triple A de la cadena de suministro donde explicaba que toda cadena de suministro, además de sostener la velocidad y la reducción de costes, debía contar con Agilidad, Adaptabilidad y Alineación.

Veamos esas tres características complementarias por separado:

- Agilidad.

Responder rápidamente y de forma inmediata a la demanda de los clientes. Tener gran capacidad de reacción frente a los cambios que puedan ir surgiendo en la cadena de suministro. Adecuarse a los nuevos mercados y construir relaciones para otorgarnos una ventaja competitiva sostenible, pero sin dejar de lado a la velocidad y a la reducción de costes.

- Adaptabilidad.

Disponer de las habilidades necesarias para adaptarnos al entorno que nos rodea para cubrir las necesidades de los clientes y evolucionar como empresa. Es imprescindible saber adaptarse al mercado tan cambiante en el que nos encontramos y sobre todo es tan importante en este momento debido a que la tecnología está incidiendo cada vez más en las decisiones de los clientes. La cadena de suministro debe evolucionar y transformarse a la vez que los mercados.

- Alineación.

Esta característica es imprescindible para aumentar la productividad y la flexibilidad de la nueva cadena de suministro. Las personas que trabajan en la cadena de suministro deben tener unas metas particulares que a su vez estén alineadas con los objetivos de la empresa. En este sentido, si todos los empleados que trabajan en la cadena de suministro tiene unas metas particulares serán conscientes que para cumplir sus metas deben colaborar con el resto de compañeros y ayudar en cualquier problema que se presente.