El Mobile World Congress, un reto para la logística

Desde 2006, Barcelona acoge cada año el Mobile World Congress (antes llamado 3GSM) la mayor feria de telefonía y movilidad del mundo. En estos diez años, este sector ha crecido de manera imparable hasta convertirse en el gigante que es ahora. Es por esto que la cita más importante del sector genera un importante impacto económico en la ciudad de Barcelona, a la vez que representa un reto desde el punto de vista logístico.

La edición del año pasado reunió a más de 95.000 asistentes y representó una inyección económica de más de 460 millones de euros para Barcelona. También supone la presencia en la ciudad de miles de empresas de todo el mundo que buscan hacer negocio; este año se han montado 2.100 estands. Además, el 50% de los asistentes al MWC son altos cargos directivos. El año pasado, en el aeropuerto se operaron 381 vuelos privados, lo que supone un incremento del 139% respecto a una semana normal del mes de febrero. También representó un aumento de las ventas en la zona comercial del aeropuerto del 43%.

El MWC también representa la creación de alrededor de 13.000 puestos de trabajo temporales de diferentes perfiles: personal de logística, limpiadores, arquitectos, informáticos, montadores, azafatas, cocineros (cada día se sirven unos 35.000 bocadillos), chóferes, peritos de prevención de riesgos laborales, técnicos audiovisuales, etc.

El Mobile World Congress supone el 40% de los ingresos anuales de Fira de Barcelona, que el año pasado fueron de 148,1 millones de euros. Además, el impulso a la economía de las start-ups ha llevado a la celebración del 4YFN, un congreso paralelo que ha acabado integrándose en el MWC. Este evento para emprendedores e inversores ha recibido a más de 12.000 personas este año.