El auge del ecommerce moviliza la logística en Barcelona y Madrid

El comercio electrónico (o ecommerce) está atravesando un fuerte crecimiento y, esto, supone un gran reto para el sector de la logística y el transporte. Este hecho provoca una demanda creciente de instalaciones logísticas y almacenes.

Barcelona contará a finales de este año con 4 centros logísticos de Amazon y muestra mayor dinamismo que Madrid. Barcelona se ha convertido en una de las capitales europeas de las empresas emergentes o startup gracias, en parte, a eventos como el Mobile World Congress, el cual ha atraído a un gran número de compañías dedicadas al comercio por Internet. Y, como no puede ser de otra forma, junto a estas empresas llegan también sus necesidades en relación al almacenamiento y a la logística y el transporte.

Durante 2016, el 43% de la superficie logística contratada en Barcelona ha correspondido a actividades de comercio por Internet. Madrid, en cambio, se queda sólo en el 12%.

Barcelona por ella misma concentra el 28,4% de las startups españolas y, de estas empresas emergentes, el 21% están destinadas al ecommerce. A nivel nacional, España se sitúa en el 4º lugar en la clasificación europea en lo que a ventas online se refiere.

Las cifras del mercado inmobiliario logístico dan una idea de la movilización que ha tenido que hacer el sector para adaptarse a los nuevos clientes. Y, en este sentido, el sector muestra en Barcelona mayor dinamismo que en otras áreas.

Según el Informe del Mercado Industrial y Logístico en España de JLL, Barcelona y su área metropolitana fueron las zonas con más demanda de instalaciones logísticas. Así, el espacio alquilado marcó un récord en 2016 con 659.000 metros cuadrados, un 17% más que el año anterior. El centro logístico de Amazon en El Prat de Llobregat acapara buena parte de esa superficie.

RETOS LOGÍSTICOS Y DIGITALES

Glòria Valverde, directora del Área Industrial-Logística de la consultora Aguirre Newman, detalla que empresas como Amazon contratan servicios de distribución con compañías como MRW o Seur, pero que también tienen incidencia en el pequeño comerciante: “Necesitan puntos de entrega dentro de la ciudad para sus rápidos pedidos, y esto es una oportunidad para librerías u otros locales que pueden hacer las funciones de la última parte de la distribución”.

Debido al auge de la venta por Internet, aparecen nuevos retos en el plano digital, tanto para empresas emergentes como tradicionales. Retos que van desde la creación de una página web adecuada para el comercio online, hasta la implementación de modos de pago de gran facilidad.

Las empresas de servicio de entrega a domicilio como Glovo, Deliveroo y otras apps, reparten mercancías mediante autónomos en menos de 1 hora y muestran como ese auge de las ecommerce afecta a las ciudades, movilizándolas desde las grandes naves logísticas hasta las entregas individuales que aseguran una buena experiencia al consumidor.

Guillaume Princen, director de Stripe para el Sur de Europa, se muestra convencido: “Ahora es más fácil que nunca abrir un negocio en Internet, pero hay que estar en las ciudades, por ejemplo, en una tan enfocada internacionalmente como Barcelona”.