Dudas en el sector logístico a 70 días del pesaje obligatorio

En noviembre de 2014 el Comité de Seguridad Marítima aprobó una modificación del Convenio Solas, que obligará, a partir del próximo mes de julio, a verificar el peso de todos los contenedores antes de ser embarcados. El motivo de la modificación es por seguridad, ya que la manipulación del peso real de la carga por uno menor ha sido la causa de varios accidentes en el mar.

El coordinador del grado en Logística y Negocios Marítimos del TecnoCampus, Doctor Jesús Martínez Marín, ha explicado que este tipo de accidentes, tienen un gran número de consecuencias negativas, más allá de las personas heridas. Subraya que a nivel medioambiental, se contamina el mar y a nivel económico las empresas pierden envíos de alto valor.

Grandes organizaciones internacionales como la Bimco, IHPH, ECSA o la ICS, llevan reivindicando la verificación del peso de los contenedores desde hace mucho tiempo.

El Dr. Martínez explica que a 70 días de su entrada en vigor aún existen muchas dudas acerca del dónde y del cómo pesarán los contenedores y de cuándo se entregarán el VGM a la naviera que estibe la mercancía. Además, también dudan sobre los pasos que deberán seguir las empresas privadas que deseen hacer el pesaje de sus dependencias para hacer el certificado. Finalmente, apuntó que es el gobierno el que debe instruir sobre la aplicación en España de la enmienda al Convenio Solas.

En este sentido, añade Martínez que la Administración prevé aprobar la norma con los procedimientos a seguir en junio, y avisa que no sacar adelante esta norma implicaría la paralización de los puertos españoles.

La directriz europea deja un margen para que los gobiernos locales sean quienes concreten cómo se aplica el pesaje obligatorio. Esto, según el Dr. Martínez, tiene el riesgo de que un contenedor que cumple la normativa al salir de Francia tenga problemas al hacer escala en España porque aquí se es más estricto. Por este motivo, señala que la mayor parte de compañías se han acogido a la hipótesis más restrictivas, en la que solo se permite un 2% de exceso de peso.