Dirección por objetivos: Generando valor en la Supply Chain

Los responsables de la supply chain deben tener un visión clara y global de toda la cadena de suministro para poder establecer unas metas concretas hacia las que avanzar y maximizar la eficiencia de los procesos implicados. La mejora de la competitividad de la supply chain deberá estar basada en la orientación hacia al cliente y en la flexibilidad para dar una respuesta rápida a los cambios de la oferta y la demanda.

Para orientar todos los procesos hacia la satisfacción del cliente, la dirección por objetivos puede ayudar a que la la gestión esté lo suficientemente alineada. La implementación de este planteamiento en la dirección requiere trabajar en tres niveles:

  1. Establecimiento de metas
  2. Alienación por objetivos
  3. Seguimiento

El establecimiento de los diferentes objetivos debe realizarse de manera colaborativa, de manera que los responsables de la cadena de suministro y sus superiores puedan determinar metas a corto y largo plazo, apoyándose en los principios SMART.

El acrónimo SMART facilita la definición de objetivos en estrategias customer driven. Los objetivos deben cumplir las siguientes características:

  • Específicos: la definición debe ser concreta y fácil de entender, informando de cuáles son las expectativas y los tiempos de realización.
  • Medibles: para facilitar el seguimiento y rastreo de los objetivos es necesario establecer unos hitos que permitan ir motivando a los empleados.
  • Alcanzables: los objetivos deben ser alcanzables y realistas.
  • Relevantes: para asegurar la estrategia customer driven habrá que priorizar aquellos objetivos que pongan el foco en la necesidades del cliente.
  • Duración determinada: cada objetivo tendrá asignado un tiempo de realización suficiente.

Los responsables de la dirección por objetivos deberán alinear todos los objetivos establecidos y asegurar que todas las personas relacionadas con la cadena de suministro sea capaz de tener una visión global de la supply chain. Para alinear los objetivos es necesario:

  • Comunicar de manera clara los objetivos estratégicos de la supply chain, de extremo a extremo.
  • Fomentar la cooperación de manera que se puedan compartir los objetivos de los diferentes componentes de la cadena y reduciendo las redundancias.
  • Adaptar las prácticas más productivas a las diferentes áreas, reduciendo los tiempos de logro de objetivos.

El último paso consiste en realizar un seguimiento del progreso tanto a nivel individual como a nivel global. Cada individuo deberá disponer de la información relacionada con su progreso y, del mismo modo, los responsables de la dirección por objetivos tendrán que ser conscientes del desarrollo de las diferentes metas y estar preparados para detectar y actuar ante cualquier pérdida de alineación.