7 aspectos en los que los centros de distribución deberían llevar un registro

Llevar un registro de la actividad a lo largo de toda la Supply Chain resulta de gran utilidad para entender y mejorar los procesos. Además, proporciona valiosos recursos para aumentar la satisfacción de los clientes. A continuación, os presentamos siete aspectos en los que los centros de distribución deberían llevar un registro para mejorar así su eficiencia.

 

1.- El tiempo de los envíos

Que las mercancías lleguen a su destino en el medio de transporte correcto y a tiempo es el objetivo general de cualquier centro de distribución. Por ello, es importante llevar un registro de los retrasos en la salida de los contenedores, así como del tiempo en que se prepara la mercancía. Monitorizar los tempos de las operaciones ayuda a detectar problemas y aporta información para solucionarlos.

 2.- La precisión en los pedidos

Otro aspecto que debe ser importante para los centros de distribución hace referencia a la precisión en los procesos de preparación de pedidos. La presión para que los paquetes estén listos a tiempo puede llevar a errores de juicio en los empleados que los preparan. Estos errores pueden provocar que el pedido contenga una cantidad superior o inferior de mercancía de lo que debería. Y esto lleva a una disminución del inventario o bien a que la relación del cliente con la empresa se vea afectada.

3.- La capacidad de los almacenes y los picos de stock

Muchos almacenes operan en su capacidad total, o cerca de la total. Esto puede resultar problemático si por algún motivo necesitan incluir más stock. La cantidad de stock de los almacenes experimenta grandes cambios a lo largo del año. Esto se debe al aumento y a la disminución de la demanda de los consumidores. Por ejemplo, durante las vacaciones de Navidad, la demanda aumenta de manera importante. Los centros de distribución no pueden predecir la cantidad exacta de un producto específico que se va a necesitar, pero si se lleva un registro de la cantidad de stock que ha sido necesaria en periodos similares, resulta más fácil estar preparados para los altibajos en la demanda. Es por esto que el registro de los almacenes debe incluir la monitorización de los picos de stock.

4.- La duración de los ciclos

Este aspecto incluye tres elementos que un centro de distribución no debe pasar por alto

- Tiempo de carga: es el tiempo que resulta normalmente necesario para cargar un contenedor. En muchos centros, se tiene la mercancía preparada para una carga inmediata, pero esto solo ocurre con eficiencia si los empleados cuentan con una referencia a seguir previa a la llegada de los contenedores.

- Ciclo interno: este elemento hace referencia a la velocidad con la que se prepara y empaqueta un pedido.

- Duración del ciclo total: es el tiempo que transcurre desde la llegada del producto al centro hasta la partida del envío que lo contiene.

 5.- La sustitución de empleados

El ajetreo de los centros de distribución y sus objetivos puede hacer que algunos empleados decidan cambiar de empleo. Desafortunadamente, esto puede afectar a la percepción pública del centro. Los empleados descontentos pueden perjudicar a la reputación de la empresa, así como al resto de la fuerza de trabajo. Es por esto que los centros de distribución deberían llevar un registro de la cantidad de sustituciones en la fuerza de trabajo y hacer los cambios necesarios para reducirla, asegurándose de que los empleados estén satisfechos.

6.- La re-colocación de los productos recién llegados

Cuando un centro recibe un pedido, los trabajadores cuentan con un intervalo de tiempo específico para descargar los productos y llevarlos a su puesto correcto. Llevar a cabo un registro en este aspecto permite determinar qué tipo de productos necesitan más tiempo y ajustar el intervalo en consecuencia. De esta manera, se evitan problemas y retrasos, por lo que se gana eficiencia.

7.- Los productos dañados

Cuando un cliente recibe un paquete defectuoso o dañado, el centro de distribución debe saberlo. De esta manera, el centro puede investigar si el daño se ha producido por el personal del centro, por el personal de transporte o durante la descarga en su destino final.

 

 Mantener un registro en estos aspectos ayuda a los centros de distribución a mejorar sus procesos y ganar en eficiencia. Además, permite detectar problemas y solucionarlos a tiempo, por lo que se mejora el servicio a los clientes. Afortunadamente, la tecnología permite monitorizar estos datos fácilmente.